Es costumbre soñar con aquellas cosas que por fin nos harán felices: Seré feliz cuando me case, seré feliz cuando tenga un bebé, etc. Seremos felices cuando podamos conseguir nuestro automóvil soñado, cuando vayamos de vacaciones a aquel balneario famoso, cuando nos jubilemos.

Un famoso maestro se encontró frente a un grupo de jóvenes que estaban en contra del matrimonio. Los muchachos argumentaban que el romanticismo constituye el verdadero sustento de las parejas y que es preferible acabar con la relación cuando éste se apaga en lugar de entrar a la hueca monotonía del matrimonio.

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera: Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia...  

Él estaba en mi primera asignación como maestra de el Colegio Saint Mary en Morris, Minnessotta, Estados Unidos. Era un tercer grado y todos sus 34 alumnos me eran muy queridos, pero de ellos, Mark Eklund era uno en un millón.  

Dos ángeles que viajaban pararon a pasar la noche en el hogar de una familia rica. La familia era grosera y rechazó la estancia de los ángeles en el cuarto de huéspedes de la mansión. En su lugar, los ángeles fueron hospedados en un espacio frío del sótano.

Joomla SEF URLs by Artio