Un misionero predicando por la calle se encuentra con un rancho llamado "Rancho Paraíso", toca el portón, después de un buen rato sale un hombre y le dice: "¿En qué podemos servirle?" 

Leer más: Rancho Paraíso

Un tipo ve a otro y dice: -Oye, chico ¿A dónde vas con ese cerdo? Y contesta el otro: -No es un cerdo, es un perro. -Tú callate, que estoy hablando con el perro.

Este es un hombre que va a una tienda de crucifijos: - Oiga, ¿me da un crucifijo? Y le contesta el otro: - ¿De qué marca lo quiere? A lo que responde el primero: - Pues I.N.R.I., como todos.

Va un niño donde su padre y le pide un vaso de agua, el padre se lo da. Vuelve el niño y le pide otro vaso de agua, el padre se lo da, vuelve el niño y le pide otro vaso de agua y el padre extrañado se lo da, vuelve el niño y le pide otro vaso de agua... y el padre no aguanta más y le dice: -Pero Pepito, ¡ya te he dado como 50 vasos de agua! -¡Sí papá!, pero el abuelo sigue ardiendo.
Joomla SEF URLs by Artio