Va un niño donde su padre y le pide un vaso de agua, el padre se lo da. Vuelve el niño y le pide otro vaso de agua, el padre se lo da, vuelve el niño y le pide otro vaso de agua y el padre extrañado se lo da, vuelve el niño y le pide otro vaso de agua... y el padre no aguanta más y le dice: -Pero Pepito, ¡ya te he dado como 50 vasos de agua! -¡Sí papá!, pero el abuelo sigue ardiendo.



Joomla SEF URLs by Artio