Un misionero predicando por la calle se encuentra con un rancho llamado "Rancho Paraíso", toca el portón, después de un buen rato sale un hombre y le dice: "¿En qué podemos servirle?" 

Él responde, mi nombre es Ramón y vengo para hablarle de una promesa muy interesante que a usted le gustará mucho pero: ¿Cuál es su nombre? A lo que el hombre contesta: "Adán". Oh qué bien, vive en el rancho Paraíso y se llama Adán ¿Y su esposa se llama Eva? "Así es".

El hombre impresionado le pregunta ¿Tiene usted hijos?, a lo que responde que sí y los llama: "Caín, Abel, vengan rápido". Una vez más el hombre sorprendido le dice de forma burlona: "¿Tiene usted una serpiente?" Y Adán le responde. "Sí. Eva, corré, traé a tu mamá que la buscan..."




Joomla SEF URLs by Artio