Estaba un hombrecito sentado en un bar, con la mirada fija en su bebida. Llevaba ya casi media hora así. 

Entonces, llegó un gigantesco chofer con aspecto rudo y se sentó a su lado, agarró la bebida del hombre y se la tomó de un solo trago.

El pobre hombre empezó a llorar. El chofer le dijo: "Vamos, sólo era una broma. Vea, le compraré otra bebida. No soporto ver a un hombre llorando."

"No, no es por eso. Sucede que hoy es el peor día de mi vida. Primero, me quedé dormido y llegué tarde a una reunión importante. Mi jefe, furioso, me despidió. Cuando salí a buscar mi carro, se lo habían robado. La policía dijo que no podían hacer nada. Tomé un taxi para regresar a casa, después de pagarle al taxi y cuando ya se había ido, me dí cuenta de que había olvidado mi billetera en el taxi. Entré a la casa sólo para encontrar a mi esposa con el jardinero. Salí de la casa y me vine a este bar. Cuando estaba pensando en quitarme la vida, viene usted y se toma mi veneno...




Joomla SEF URLs by Artio